denuncian

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, y Kamala Harris, compañera de fórmula del candidato presidencial Joe Biden, denunciaron este miércoles el “fracaso” del mandatario republicano Donald Trump, quien “nunca” se tomó “en serio” el cargo, durante la tercera noche de Convención Demócrata, que ahora se ha celebrado

Harris, una senadora negra que podría convertirse en la primera vicepresidenta en la historia de Estados Unidos.

“En esta elección tenemos la oportunidad de cambiar el curso de la historia. Estamos todo en esta lucha”, dijo Harris desde Wilmington, Delaware, estado de residencia de Joe Biden, que mañana aceptará la nominación del partido a la Casa Blanca.

Harris aceptó este miércoles la nominación demócrata a la Vicepresidencia de Estados Unidos durante la convención del partido, después de que fuera elegida por el aspirante a la Casa Blanca, Joe Biden, como compañera de fórmula.

“Acepto la nominación a la Vicepresidencia de Estados Unidos de América. Lo hago comprometida con los valores que ella (su madre) me dio, con la Palabra (de Dios) que me enseña a andar con fe, y no por la vista, y con una visión transmitida a través de generaciones de estadounidenses que Joe Biden comparte”, dijo Harris desde Wilmington, Delaware, donde reside Biden, que aceptará mañana su candidatura a la Casa Blanca.

Harris, de 55 años e hija de inmigrantes de Jamaica e India, hablará desde Wilmington, la ciudad natal de Biden en Delaware, convertida en sede de su campaña electoral.

“En este momento, tenemos un presidente que convierte nuestras tragedias en armas políticas. Joe será un presidente que convierte nuestros desafíos en determinación”, dijo la ex fiscala general de California, según los extractos.

Harris recordó que el coronavirus no ha tocado a todos por igual, ya que ha afectado, sobre todo, a los afroamericanos, latinos y nativos americanos.

“Esto no es una coincidencia. Es el efecto del racismo estructural”, zanjó la política, quien advirtió de que no existe una “vacuna contra el racismo”. “Tenemos que hacer el trabajo”, instó.

Obama advirtió este miércoles de que el mandatario Donald Trump está dispuesto a “derribar” la democracia si hace falta para ganar, y pidió a sus compatriotas no dejar que un líder que “nunca se ha tomado en serio” su cargo les “quite” el derecho a votar.

“Este gobierno ha demostrado que derribará nuestra democracia si eso es lo que hace falta para ganar”, afirmó Obama durante su discurso ante la Convención Nacional Demócrata.

“Así que tenemos que ponernos a trabajar para reforzarla (la democracia), volcando nuestros esfuerzos en estos 76 días (hasta las elecciones) y votando como nunca antes” por el candidato presidencial demócrata, Joe Biden y la aspirante a vicepresidenta, Kamala Harris, agregó.

En un contundente discurso pronunciado desde un museo de Filadelfia, ciudad donde se firmó la Constitución de Estados Unidos.

“Nunca esperé que mi sucesor aceptara mi visión o continuara con mis políticas. Esperaba, por el bien de nuestro país, que Donald Trump pudiera mostrar algún interés en tomarse el trabajo en serio. Pero nunca lo hizo”, recalcó Obama.

“No ha mostrado ningún interés en tratar la Presidencia como algo diferente a un ‘reality show’ más, que puede usar para obtener la atención que ansía. Donald Trump no se ha adaptado al trabajo porque no puede. Y las consecuencias de ese fracaso son graves. Más de 170,000 estadounidenses muertos” por COVID-19, recordó.

“Voten como si sus vidas dependieran de ello”

La ex candidata demócrata a la Casa Blanca en 2016, Hillary Clinton, advirtió este miércoles a los estadounidenses de que sus vidas dependen de que acudan a las urnas este próximo noviembre a votar por Joe Biden.

“Voten como si nuestras vidas y nuestras formas de vida dependieran de ello, porque así es”, afirmó Clinton en un discurso grabado desde su casa en Chappaqua (Nueva York) en el tercer día de la Convención Nacional Demócrata que se celebra de forma telemática.

“Durante cuatro años, la gente me ha dicho: ‘No me di cuenta de lo peligroso que era’, ‘ojalá pudiera volver atrás’ o ‘debí haber votado’. Esta no puede ser otra elección en la que ‘habría’, ‘podría’ o ‘tendría”, avisó Clinton, que perdió las elecciones de hace cuatro años frente a Donald Trump.

La también ex primera dama (1993-2001), ex senadora (2001-2009) y exsecretaria de Estado (2009-2013) instó a los estadounidenses a que “si votan por correo, pídanlo ahora y envíenlo cuanto antes, si votan en persona, háganlo temprano. Lleven a un amigo y usen mascarilla”.

Además, Clinton, que ganó el voto popular con una diferencia de unos tres millones de votos sobre Trump pese a perder los comicios por el sistema del Colegio Electoral, puso su experiencia como ejemplo para pedir a los demócratas a que no se vuelvan a confiar.

“Joe y Kamala (Harris) pueden tener tres millones de votos más y aun así perder. Se los digo yo. Necesitamos números tan abrumadores que Trump no pueda birlar o robarse la victoria”, instó la ex candidata.

“Recuerden cuando Trump preguntó en 2016 ‘¿qué tienen que perder?’ Bueno, ahora lo sabemos: Nuestra salud, nuestros trabajamos, incluso nuestras vidas”, sostuvo.

“Como nos advirtieron Michelle Obama y Bernie Sanders el lunes: si Trump es reelegido, las cosas empeorarán aún más”, concluyó.

Por su parte, la senadora demócrata Elizabeth Warren, ha fracasado miserablemente” en sus funciones e hizo un llamamiento a “hacerlo responsable” de ello en las elecciones de noviembre.

“La ignorancia e incompetencia de Donald Trump siempre han sido un peligro para nuestro país. La COVID-19 fue su mayor prueba. Fracasó miserablemente. Hoy, Estados Unidos tiene el mayor número de muertes por la COVID-19 en el mundo y un colapso económico”, afirmó Warren.

La senadora, que compitió en las primarias demócratas que ganó el ex vicepresidente Joe Biden a principios de año, subrayó que “esta crisis es mala y no tuvo por qué ser así”, por lo que culpó a Trump y al Partido Republicano de “permitirlo”.

“Millones sin trabajo. Millones más atrapados en ciclos de pobreza. Millones al borde de perder sus hogares. Millones de restaurantes y tiendas que penden de un hilo”, dijo.

Warren pronunció su discurso en remoto desde una escuela de educación infantil en Springfield, Massachusett) “que ha estado cerrado durante meses”.

“Ahora los padres están atrapados: no tienen idea de cuándo las escuelas podrán reabrir de manera segura y con todavía menos opciones de cuidado infantil. La devastación es enorme, pero, a mi modo de ver, los grandes problemas exigen grandes soluciones”, afirmó.

Esa gran solución, según Warren, es votar por Biden en las elecciones de noviembre.

Además de aspirar a la Casa Blanca, Warren fue considerada por Biden como candidata a la vicepresidencia.

Expansión