ine

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, informó que del 2016 al 2019 identificaron que los partidos políticos no comprobaron 1,075 millones de pesos.

El INE detectó, en el periodo indicado, 800 millones de pesos en gastos no reportados en campaña por los partidos, además de que en los informes anuales de los institutos políticos, en el mismo lapso, no se comprobó la utilización de otros 275 millones de pesos.

Durante su participación en el seminario virtual “El crimen organizado en las elecciones”, convocado por el Colegio de México, Córdova recordó que una de las atribuciones del Instituto es auditar que los ingresos y los gastos de los partidos, particularmente durante campañas, se apeguen a las reglas electorales y no provengan de fuentes ilícitas.

“En cuatro años, el gasto no reportado que el INE ha logrado identificar y, que los partidos no han logrado justificar de dónde y cómo lo pagaron, asciende a más de 1,075 millones de pesos. Estos gastos representan el 42% de las sanciones que incurren los partidos y 15% del gasto anual”, detalló el consejero.

Reconoció que el mayor reto de la fiscalización de las campañas es el efectivo y recordó que por ello no se permiten aportaciones en efectivo mayores a 90 Unidades de Medida y Actualización (UMA), equivalente en este 2020 a unos 7,819 pesos.

Explicó que, desde 2016, el INE cuenta con un sistema de monitoreo de “objeto de gasto”, mediante el cual más de 1,000 auditores realizan revisiones de campo y a través de fotografías toman constancia de propaganda en espectaculares y bardas.

También acuden a las casas de campaña de los partidos y a los actos públicos de las y los candidatos, y recordó que los partidos están obligados a informar al INE sobre los eventos públicos y por ello el cambio de calendario es motivo de sanción, ya que inhibe la posibilidad de observar lo que sucede en campo.

Córdova Vianello apuntó que a través de la evidencia recabada por los auditores se generan pruebas y el INE cruza la información con los gastos reportados por los partidos y lo que no se identifica —que, dijo, seguramente fue financiado con efectivo del cual se desconoce su origen— es un gasto no reportado.

No obstante, aclaró que esta medida no basta, ya que aún es necesario fortalecer la fiscalización del INE y sostuvo que el reto es pensar cómo se logra abrir, con el uso de la tecnología, esa capacidad de las y los ciudadanos de auxiliar al INE en la fiscalización.

También enfatizó la necesidad de mejorar la colaboración con otras instancias fiscalizadoras del Estado ya que, a pesar de que hay avances y convenios con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), entre otras instancias, el trabajo realizado en el ámbito electoral generalmente está vinculado con corrupción en otras áreas.

Por otra parte, sostuvo que la intromisión del crimen organizado se da a partir de dos vías: mediante candidaturas que son cooptadas o impulsadas desde organizaciones delincuenciales, y mediante el financiamiento ilícito.

“No hemos logrado identificar algún caso de financiamiento directo del crimen organizado a las campañas. Hemos identificado muchos casos de financiamiento ilegal, como dinero proveniente del erario público en los distintos niveles, federal, local y municipal, pero el problema de los recursos del crimen organizado es el efectivo”, puntualizó el presidente del INE.

Advirtió que la captura o imposición de candidaturas por parte del crimen organizado es un fenómeno presente y focalizado, más no generalizado.

“Si hay un candidato que está vinculado con el crimen organizado, perseguirlo no es una responsabilidad del INE, sino de las autoridades competentes”, atajó.

Casos de Emilio “L” y AMLO

Sobre las denuncias presentadas contra Pío López Obrador, hermano del presidente, y David León, excoordinador nacional de Protección Civil, por supuesto financiamiento ilícito para la campaña electoral del 2018, Córdova Vianello señaló que el Instituto radicará las denuncias presentadas hasta el momento e iniciará las indagatorias.

“Las denuncias están presentadas y tenemos que indagar. El INE cuenta con distintos protocolos de investigación según el caso de que se trate y ello implica detonar distintas actuaciones y requerimientos a otras autoridades, incluyendo la Fiscalía”, refirió.

Respecto del caso de Emilio “L” y Odebrecht, Córdova indicó que pertenece a la jurisprudencia de la Fiscalía General de la República y en caso de que existan faltas de índole electoral, es la Fiscalía quien deberá dar parte al INE.

“Yo estoy en buena comunicación con el fiscal y si hay alguna falta electoral habrá que ver cuáles son los contenidos, qué indagatorias se tendrán que realizar, si se tendrá que abrir un nuevo caso o si hay pruebas”, concluyó.

El Economista