lorenzo

El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) acordó este lunes los lineamientos que deberán seguirse para la realización de la encuesta con la que Morena decidirá quién será su nuevo dirigente.

El acuerdo tomado por los consejeros establece que la encuesta deberá realizarse del 26 de septiembre al 2 de octubre. Además, las encargadas de llevarla a cabo serán tres empresas profesionales en demoscopia.

Los lineamientos establecen que la encuesta será abierta y en ella podrán participar militantes y simpatizantes de Morena.

Las empresas que la llevarán a cabo se elegirán a través de un proceso de insaculación, conducido por la Secretaría Ejecutiva, en un acto público y con el acompañamiento de representantes del partido y de las propias compañías. Esto será el 7 de septiembre.

“En ningún caso, el levantamiento y procesamiento de la encuesta abierta podrá exceder de un máximo de siete días naturales”, acordó el INE.

El acuerdo indica que la convocatoria para el registro de candidaturas será emitida a más tardar el 4 de septiembre. Los candidatos deberán firmar una manifestación de conformidad en la que se comprometerán a sujetarse a los lineamientos y respetar los resultados.

Para garantizar la viabilidad y operatividad de esta encuesta, el organismo detalló que será necesario que se limite a un máximo de seis opciones de votación para cada cargo.

Todos los costos del ejercicio deberán ser cubiertos por Morena. Según se estableció, en este proceso el INE también conformará un grupo de expertos con tres empresas demoscópicas con un amplio reconocimiento, así como con dos personas que hayan sido miembros del Comité Técnico Asesor de los Conteos Rápidos.

El reclamo del INE

Durante la sesión, el consejero presidente, Lorenzo Córdova, destacó que el INE ha participado únicamente en dos ocasiones en procesos internos de partidos políticos para renovar sus dirigencias: hace seis años, con el PRD, y ahora con Morena.

Sin embargo, resaltó que esta vez lo hace por obligación, no a solicitud del partido.

“Todo se sustenta en una sentencia de la Sala Superior (del Tribunal Electoral federal) del pasado 20 de agosto, en la que se le ordenó al INE realizar una encuesta abierta para definir a quienes ocuparán esas posiciones directivas y al partido, por su parte, acatar ese resultado”, agregó.

Córdova subrayó que el INE no quiso participar en este proceso, aunque acatará la resolución judicial. “Se nos impone el organizar en un tiempo muy acotado un proceso de renovación de dirigencia partidista inédito y mediante un procedimiento que es desconocido, vista en la experiencia técnica del instituto”, declaró.

El consejero electoral Ciro Murayama coincidió con Córdova: “El INE acata pero no comparte”.

Expansión