capriles

Si la estrategia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, era liberar a presos políticos para romper la unidad de la oposición antichavista, lo ha conseguido. El excandidato presidencial Henrique Capriles escenificó su ruptura con el líder opositor, Juan Guaidó, y anunció que se niega a seguir la directriz de boicotear las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre y apuesta por participar en ellas para derrotar desde dentro al régimen.

“Es un falso dilema participar o no participar. El dilema es luchar o no luchar, y yo he decidido luchar”, dijo Capriles, quien desmintió que esté negociando -a través de la mediación de Turquía- con el régimen su inhabilitación política, a cambio de participar en las elecciones.

“Nosotros estamos peleando para que las elecciones sean libres y democráticas, esa es nuestra pelea, para que el pueblo venezolano pueda expresarse y que su voto sea respetado, contado”, agregó.

“Si vas al proceso, no legitimas a Maduro, es una falsedad . Si el régimen no democrático, la dictadura, deja una rendijita, tenemos que meter la mano para después meter el pie. Nadie hubiese imaginado que iban a salir presos… quizás hay una rendijita”, dijo.

Además, Capriles celebró que el gobierno de Maduro invitara formalmente a la Unión Europea y a la Organización de Naciones Unidas a una misión de observación electoral.

“Desde 2006 no hacía esto. Ojalá acepten y den los tiempos”, dijo y agregó: “Y esto no es legitimar. Nadie está diciendo que vamos a resolver la crisis política y social con las elecciones, lo que yo digo que es si no luchamos nos vamos a arrepentir”.

La Crónica