cráneo

Dos nuevas especies ancestrales de primates fueron identificadas en fósiles descubiertos en el yacimiento de Gona, en Etiopía. Los restos de Pliopapio alemui y Kuseracolobus aramisi están fechados entre hace 4.8 y 4.3 millones de años, y han sido objeto de un estudio publicado en el Journal of Human Evolution.

Los descubrimientos fósiles incluyen los maxilares superiores, las mandíbulas y la poscocra encontradas en depósitos de los que también se extrajeron restos de Ardipithecus ramidus, una de las primeras especies de homínidos bípedos, identificada por primera vez en el área de estudio de Awash Medio, al sur de Gona.

Basado en la abundancia de varias especies animales, incluidos los monos, se argumentó que el ambiente antiguo en el que vivía Ardipithecus ramidus estaba en un hábitat cerrado con bosques.

Pliopapio alemui constituye aproximadamente dos tercios de los nuevos especímenes identificables. Casi todo el resto se asigna a Kuseracolobus aramisi, y un sólo molar indica la presencia de un segundo papionino algo más grande pero morfológicamente distinto.

Entre los monos del Plioceno temprano de Gona también hay elementos poscraneales. Ninguno está directamente asociado a los materiales craneales. No obstante, algunos de los húmeros distales y los fémures proximales pueden asignarse tentativamente a cualquiera de las Pl. alemui o K. aramisi basado en una combinación de tamaño, ya que este último es aproximadamente 50 por ciento más grande que el primero.

Si estas asignaciones son correctas, sugieren que K. aramisi era principalmente arbóreo y similar a la mayoría de los colobinos existentes, mientras que Pl. alemui estaba más mezclado en su uso de sustrato, estando más adaptado a la tierra que el primero.

Los científicos interpretan que el predominio de Pl. alemui sobre K. aramisi es consistente con un ambiente algo más abierto en Gona.

Además de proporcionar datos sobre la evolución biológica de los monos, estos hallazgos aportan información crítica del entorno en el que vivía Ardipithecus ramidus. Las diferencias en la abundancia relativa de estos fósiles mostraron que en Gona esta especie vivía en hábitats boscosos abiertos, que es diferente del documentado en Awash Medio.

“Por tanto, nuestro estudio muestra diferencias ambientales en las áreas habitadas por Aridpithecus ramidus, uno de los primeros homínidos que vivieron en Gona y en el Medio Awash hace 4.5 millones de años”, señaló Sileshi Semaw, coautor del trabajo e integrante del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana.

La Jornada