vacuna

En China ya se autorizó el inicio de pruebas clínicas en humanos de una posible vacuna contra el Covid-19, la cual sería la única de todas las candidatas a nivel mundial en administrarse mediante espray nasal en lugar de inyección.

Luego de que la Administración Nacional de Productos Médicos aprobó esta posible vacuna, se iniciará con la primera fase de las pruebas clínicas en noviembre con un centenar de voluntarios en la ciudad costera de Dongtai, en la provincia oriental de Jiangsu.

Dicha iniciativa ha sido desarrollada de forma conjunta por las universidades de Xiamen (sudeste) y Hong Kong y la compañía biotecnológica pequinesa Wantai. Al igual, expertos citados por la prensa estatal aseguran que finalizar las tres fases de las pruebas llevaría al menos un año aunque, de ser efectiva, la vacuna podría ofrecer una “doble inmunidad” contra el coronavirus.

A su vez, los creadores del proyecto esperan que, administrando la vacuna por espray nasal, se reproduzca la vía habitual de contagio de los virus respiratorios e induzca así una respuesta inmune, aunque todavía se desconoce si la protección generada duraría más o menos que si se inyectase.

Hasta el momento, las autoridades chinas han dado luz verde a las pruebas clínicas de una decena de posibles vacunas contra la enfermedad de las que cuatro se encuentran ya en la tercera fase.

ContraRéplica