zague

El popular conductor deportivo Luis Roberto Alves, mejor conocido como “Zague”, habló por vez primera acerca el hackeo que sufrió durante el Mundial de Futbol de Rusia 2018 en done un video íntimo suyo fue filtrado y publicado en las redes sociales, lo que generó un escándalo mediático que le condujo a dar fin a la relación que entonces mantenía con su esposa, la conductora Paola Rojas.

“Zague” concedió una entrevista al canal de YouTube Zabalive desde donde el exfutbolista se sinceró y habló de diversos temas, entre ellos los más polémicos que ha afrontado a lo largo de su carrera. Roberto Alves se refirió a los gratos momentos que ha compartido con sus compañeros en la conducción, en su vida deportiva y en su faceta como compañero y amigo.

El exintegrante del Cub América también fue cuestionado por los escándalos que ha protagonizado, entre ellos la polémica desatada en 2018 tras la difusión de un video íntimo en el que aparece desnudo y que presuntamente habría compartido a otra persona, que no era su entonces esposa, Paola Rojas. Este escándalo le costó al exfutbolista el divorcio de su esposa.

Fue una “Conspiración”

Luis Roberto Alves “Zague” inició la conversación hablando acerca de su paso por el mundo del futbol, su pasión: “Fui cabalmente profesional en toda la extensión de la palabra, en concentraciones, en viajes, de manera integral dentro y fuera de la cancha. Dejas de jugar y disfrutas de cosas que antes no podías”, narró el comentarista de TV Azteca.

“Zague” también compartió por primera vez con el canal de YouTube Zabalive sus impresiones sobre la difusión del video en el que se le ve desnudo, dado a conocer en momentos en que trabajaba como comentarista durante el Mundial de Futbol de Rusia 2018: “Estoy convencido que eso fue una conspiración o un complot que trataron de hacer para sacar provecho de algo. Eso lo sacaron un día antes del Mundial, por eso digo que fue un complot”, refirió Roberto Alves.

El exfutbolista aseguró que nunca imaginó que se filtraría un video suyo y calificó el acto como una conspiración cuyo objetivo era el de afectarlo, tanto de manera personal como profesional. Además explicó que ese suceso no lo define como persona ni como profesional en su medio ya que afrontó las consecuencias de sus actos y sigue en pie después de eso, concluyó el comentarista.

El Heraldo