taxis

El Movimiento Nacional Taxista (MNT) pidió a las autoridades federales y locales que realicen las acciones para que las aplicaciones como Uber, Beat, Didi o Cabify sean consideradas como un servicio de transporte público, con lo cual estarían obligadas a cumplir las mismas obligaciones que los concesionarios de transporte.

Actualmente, estos servicios están considerados como privados, por lo que automóviles particulares brindan transporte y significa una competencia desleal, de acuerdo con Ignacio Rodríguez, vocero del MNT.

Si las aplicaciones fueran consideradas como servicio público tendrían que pagar derechos, cumplir revista y ser sometidas a un estudio de demanda para regular la cantidad de vehículos en operación, de acuerdo con las leyes, dijo Rodríguez.

El MNT realizó una movilización ayer desde diferentes puntos de la Zona Metropolitana del Valle de México hasta el Ángel de la Independencia.

Durante su traslado ocasionaron retrasos viales en arterias de la capital y estacionaron varias horas sus vehículos en carriles centrales de Paseo de la Reforma.

En conferencia de prensa por separado, Andrés Lajous, secretario de Movilidad, reconoció que empresas como Uber se han amparado para no cumplir las peticiones del gobierno para crear una regulación.

Y afirmó que la administración ha atendido las demandas de los taxistas como reabrir trámites, impulsar con apoyos económicos la renovación de vehículos, crear la aplicación MiTaxi, la cual ya tenía 55 mil registros e impulsar la regulación para las apps.

La aplicación Beat comenzó a ofrecer este mes el servicio de transporte en vehículos eléctricos de la marca Tesla, aunque sólo en colonias como Bosques de las Lomas, Lomas de Chapultepec, Polanco, Anzures, Roma, Condesa y Juárez.

El traslado se ofrece en autos eléctricos de alta gama (que presumen como cero emisiones), con conductores capacitados, además de medidas de higiene contra contagios de covid-19.

En cuanto a seguridad, se ofrece que los viajes siempre son monitoreados en tiempo real a través de las videocámaras del automóvil.

Beat no informa en su sitio web las tarifas aproximadas del servicio, sin embargo, usuarios de la aplicación consultados indicaron que se trata de precios de más del doble en comparación con el servicio convencional.

 

Excélsior