ebrard

A nombre del Gobierno de México, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, rechazó formalmente los señalamientos expresados la semana pasada por el diario británico Financial Times en su editorial, en la que etiqueta al presidente Andrés Manuel López Obrador como “uno de los nuevos dictadores de América Latina”, luego de solicitar y conseguir que se realice la consulta pública en torno a los expresidentes de México.

En una carta enviada este miércoles, el canciller asegura que la consulta a la que convocó el mandatario y que en trascendencia histórica es similar al de Irlanda para adherirse al Tratado de Lisboa o al referéndum detrás del Brexit, “empoderará al pueblo mexicano”.

El funcionario recordó que desde hace dos años que Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones presidenciales de México con una abrumadora mayoría, “desde entonces, su periódico ha criticado duramente al presidente de México”.

Marcelo Ebrard subrayó que la iniciativa del presidente tiene como objetivo preguntar a los ciudadanos si los cinco presidentes anteriores deberían ser investigados y eventualmente procesados, en seguimiento a las leyes.

“Sin embargo, la Suprema Corte cambió la pregunta y eliminó toda referencia a los expresidentes”, señaló.

“En el pasado reciente de México hemos padecido una serie de gobiernos extremadamente corruptos. Algunas de las acusaciones contra gobiernos previos son el financiamiento de campañas con sobornos transnacionales y la protección a las organizaciones de tráfico de drogas. Al respecto, la voz de la gente debe ser escuchada”, apuntó.

Marcelo Ebrard resaltó que el proyecto del presidente que cumple los procesos legislativos y judicial busca inaugurar una nueva era en donde se implemente la voluntad del pueblo respetando plenamente el estado de derecho.

“La iniciativa del presidente, aprobada por la Suprema Corte en un fallo de 6-5 y apoyada por 3 millones de personas que firmaron una petición en apoyo de la celebración del referéndum, no pretende reemplazar una investigación adecuada ni juicios justos. Esta no es la voluntad de un solo hombre. Frente a las decisiones más importantes, López Obrador confía en la voluntad del pueblo”, sostuvo.

“Como en cualquier democracia sólida, el pueblo no debe temer al gobierno sino el gobierno debe temer al escrutinio de su pueblo. Al respetar el estado de derecho y empoderar a la gente, estamos profundizando nuestra democracia, una en la que nuestros ciudadanos tendrán la última palabra”, finalizó.

Excélsior