Anaya miente y está metido en lavado de dinero: Lozano

lozano

Javier Lozano Alarcón, vocero de José Antonio Meade Kuribreña, candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), acusó al abanderado presidencial de la alianza Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, de mentir y estar involucrado en lavado de dinero.

A través de un video posteado en Twitter, Lozano Alarcón explicó que el panista dijo que, a nombre de ‘Manhattan Master Plan Development’, la compra-venta de una nave industrial en Querétaro es Juan Carlos Reyes García, pero, afirmó, eso es falso, ya que la escritura pública demuestra que quien firmó es Luis Alberto López López, que a su vez, según los denunciantes, es chofer de Manuel Barreiro.

Asimismo, el expanista afirma que documentos del Sistema de Administración Tributario (SAT) indican que Manhattan Master Plan Development es una empresa fantasma.

0846_javier-lozano_620x350

“Y tercero, también con información pública. Conste que todo es público. El capital social de Manhattan es de 10 mil pesos. Cinco mil aportados por Luis Alberto López López, ya quedamos -el chofer de Manuel Barreiro-, y por María Ramírez Vega otros cinco mil pesos, empleada también de Barreiro”, señaló Lozano, quien agregó que a 51 días de haberse creado la empresa, obtienen un financiamiento para comprar una nave industrial a Anaya con un costo de en 54 millones de pesos, por la que pagó, “por el terrenos 10 millones 700 mil pesos”.

Con ello, señaló, demuestra que “Ricardo Anaya miente y está metido en lavado de dinero”.

41022179.jpg_861772044

En días pasados, el abogado Joaquín Xamán McGregor acusó al candidato presidencial por la coalición Por México al Frente, de lavado de dinero, al comprar un lote –a través de su empresa Juniserra– en 10 millones de pesos y luego venderlo como nave industrial en 54 millones de pesos a una empresa fantasma.

La empresa, Manhattan Masterplant Development, dijo que “es fantasma, sus propietarios eran dos empleados de Manuel Barreiro; al percatarse de que resultaría inverosimil que dos empleados de escasos recursos compraran una nave de 54 millones” tiempo después “se puso como propietario al hermano de un alto ejecutivo de la empresa de Barreiro”.

El Financiero

(653)