Frases de Fidel Castro que se preservarán para siempre

El líder de la Revolución Cubana dejó frases que quedarán inmortalizadas en la historia de Latinoamérica aún después de su muerte.

Las frases de Fidel Castro como figura histórico serán un legado para le pueblo cubano y para todo aquel que admire la trayectoria de este histórico personaje. Castro falleció el viernes 25 de noviembre de 2016 a los 90 años de edad. Se ganó su estatus de figura histórica al luchar contra el régimen del dictador Fulgencio Batista y derrotarle.

El 26 de julio de 1953, Castro intentó llevar a cabo un ataque al cuartel de Moncada, pero falló y fue arrestado, enjuiciado y amnistiado. Se aisló en México para formar un nuevo grupo rebelde, su nuevo intento por derrocar el poder tampoco fue del todo exitoso, pues muchos de sus hombres fueron capturados. Aún así el dictador huyó del país en 1959 y Castro tomó el poder. 

A continuación presentamos algunas de sus frases históricas:

“Condénenme… la historia me absolverá” – 16 de octubre de 1953 al ser enjuiciado tras el fallido ataque al Cuartel Moncada.

“El poder no me interesa, ni pienso ocuparlo, velaré sólo porque no se frustre el sacrificio de tantos compatriotas, sea cual fuere mi destino posterior” – 1 de diciembre de 1959, tras el triunfo de la Revolución en la ciudad de Santiago.

“Compañeros obreros y campesinos, esta es la revolución socialista y democrática de los humildes, con los humildes y para los humildes. Y por esta revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida” – 16 abril de 1961, tras ofrecer un discurso respecto a un ataque aéreo.

“No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!” – 15 de octubre de 1976, luego de que avión civil cubano sufriera un ataque terrorista, quitándole la vida a 73 personas.

“Los imperialistas a veces hablan el lenguaje altanero de que estarían dispuestos a suspender el bloqueo, de que estarían dispuestos a perdonarnos la vida si dejamos de ser internacionalistas (…) ¡Jamás será mediante concesiones al imperialismo! Y nuestros vínculos con la Unión Soviética no se romperán. ¡Jamás!” – 20 de diciembre de 1980 al cierre del Congreso del Partido Comunista de Cuba.

“Bajo la dirección de la Revolución adoptaremos las medidas que haya que tomar para que nuestras fábricas marchen, para que nuestros obreros trabajen, para salir adelante en estas difíciles condiciones, y siguiendo el principio de proteger a todos, de que no quede un ciudadano desamparado en nuestro país, repartiendo lo que tengamos, buscaremos fórmulas para salvar la patria, para salvar la Revolución, para salvar el socialismo” – 14 de octubre de 1991, durante la clausura de un Congreso del Partido Comunista al ver caer el régimen socialista.

“Ganaremos esta batalla por la vida, y no solo por la vida de ustedes, sino por la vida de todos los niños del mundo” – 23 de diciembre de 1999, durante un discurso frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos protestando sobre la repatriación del pequeño náufrago Elián González.

“Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo” – 1 de mayo del 2000, unas palabras consideradas su testamento político.

“Les prometo que estaré con ustedes si así lo desean mientras tenga conciencia de que pueda ser útil y si antes no lo decide la propia naturaleza, ni un minuto menos, ni un segundo más. Ahora comprendo que mi destino no era venir al mundo para descansar al final de la vida” – 6 de marzo del 2003 al tomar posesión de su cargo como presidente del Consejo de Estado.

“No albergo la menor duda de que nuestro pueblo y nuestra Revolución lucharán hasta la última gota de sangre para defender estas y otras ideas y medidas que sean necesarias para salvaguardar este proceso histórico. El imperialismo jamás podrá aplastar a Cuba. La batalla de ideas seguirá adelante. ¡Viva la Patria! ¡Viva la Revolución! ¡Viva el Socialismo! ¡Hasta la Victoria Siempre!” – 31 de julio de 2006 al tener que dejar el poder a su hermano Raúl Castro momentáneamente por motivos de salud.

“A mis entrañables compatriotas, que me hicieron el inmenso honor de elegirme en días recientes como miembro del Parlamento (…) les comunico que no aspiraré ni aceptaré, repito, no aspiraré ni aceptaré el cargo de presidente del Consejo de Estado y comandante en jefe” – 19 de febrero de 2008, cuando tuvo que renunciar de manera definitiva al poder por su estado de salud. Quedó como primer secretario del Partido Comunista de Cuba.

“Raúl (Castro) conocía que yo no aceptaría en la actualidad cargo alguno en el Partido. Él había sido siempre quien me calificaba de Primer Secretario y Comandante en Jefe, funciones que como se conoce delegué en la Proclama señalada cuando enfermé gravemente. Nunca intenté ni podía físicamente ejercerlas, aun cuando había recuperado considerablemente la capacidad de analizar y escribir (…) Pienso que he recibido demasiados honores. Nunca pensé vivir tantos años” – 18 de abril de 2011 cuando fue desplazado de su cargo en el Partido Comunista de Cuba.

“A todos nos llegará nuestro turno (…) Pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos. A nuestros hermanos de América Latina y del mundo debemos trasmitirles que el pueblo cubano vencerá” – 19 de abril del 2016 durante una sorpresiva aparición en el VII Congreso del Partido Comunista.

sinembargo.com.mx

 

Comentarios

comments