Graco dejará más violencia e inseguridad: sondeo

graco

La estrategia de mando único que aplicó el mandatario perredista Graco Ramírez –quien dejará el cargo en dos meses– no acabó con los delitos y persiste la corrupción en las corporaciones policiacas, lo que ha generado una crisis de seguridad en los municipios de los Altos de Morelos y Cuautla, donde el martes pasado elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional asumieron las tareas de vigilancia y patrullaje.

De acuerdo con la Segunda encuesta de victimización y cultura de la legalidad 2018, aplicada en los municipios de Cuautla y Cuernavaca por el Observatorio Ciudadano de Justicia y Legalidad, los interrogados dijeron desconfiar de las policías estatal y municipales, así como de las instancias de procuración de justicia.

Cristina Rumbo Bonfil, presidenta del observatorio, afirmó que los datos de la encuesta explican el surgimiento de grupos armados de autodefensa en la zona oriente y en los Altos, cuyos habitantes padecen extorsiones, secuestros y homicidios.

Agregó que el estudio también demuestra que la estrategia aplicada en el estado no funciona, pues 58.3 por ciento de los encuestados en Cuautla y 55.6 por ciento en Cuernavaca dijeron que la inseguridad aumentó en 2018.

1bf54422e3929e1842a193db6eb759ab_XL

Abundó que durante la administración de Graco Ramírez las instancias de procuración de justicia y de seguridad obtuvieron calificaciones muy bajas, además de que fueron acusadas de corrupción.

En Cuautla, 41.8 por ciento de los encuestados y 52 por ciento en Cuernavaca dijeron sentirse poco seguros. En el primer municipio, 79.8 por ciento y 82.6 por ciento en el segundo considera que los actos de corrupción son ‘‘muy frecuentes’’ en la policía municipal, en el mismo orden, 72. 8 y 80.7 por ciento manifestaron que lo mismo sucede en la policía estatal.

En cuanto a la procuración de justicia, en Cuautla 75.7 por ciento de los encuestados y 70.8 por ciento en Cuernavaca opina que la corrupción en esas instancias es ‘‘frecuente o muy frecuente’’; asimismo, 80.9 y 77.4 por ciento, respectivamente, afirmó que las corruptelas son usuales en el Ministerio Público.

La Jornada

Comentarios

comments