Vinculan a Salinas y Peña Nieto a los negocios de Collado

1 min read

El abogado Juan Collado Mocelo participó en la creación de una red de empresas fachada que, conjugada con los servicios financieros de Caja Libertad, sirvieron para realizar la compra ilegal de propiedades mediante la suplantación de identidad de los verdaderos dueños, y luego los capitales que se obtenían eran depositados en cuenta personales y “lavados” a través de cuentas en México y que se vinculaban a movimientos en España y Andorra, señala el documento en el cual se sustenta la orden de aprehensión librada en contra del litigante por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

El ex defensor de personajes como el panista Diego Fernández de Cevallos y Raúl Salinas de Gortari quedó sujeto a proceso, no tendrá derecho a la libertad bajo fianza y el Ministerio Público cuenta con seis meses para concluir la investigación en la que son mencionados los ex presidentes Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari, además del gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, como los verdaderos propietarios de Caja Libertad (Libertad Servicios Financieros), según el testimonio de Sergio Hugo Bustamante, denunciante de Collado Mocelo.

La Fiscalía General de la República (FGR) aportó a la causa penal 269/2019 declaraciones y una denuncia presentada por la Unidad de Inteligencia Financiera, de la Secretaría de Hacienda, que señalan a Juan Collado y cinco personas más, entre ellas el Rey de los casinos, Javier Rodríguez Borgio y el ex presidente de Caja Libertad, José Antonio Rico Rico, como prestanombres de los ex mandatarios.

Sergio Hugo Bustamante aseguró en sus declaraciones a la FGR que las operaciones irregulares realizadas por Collado y sus coinculpados a través de las empresas Libertad Servicios Financieros y Despacho Integral de Inmuebles se hacían con la complacencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), y que su entonces presidente Jaime González Aguadé, fue “omiso en intervenir y en su caso sancionar (a los involucrados), a pesar de haber sido denunciados”.

Amenazas

El querellante dijo al Ministerio Público Federal: “tuve conocimiento por diversos conductos (llamadas telefónicas y mensajes personales) que no le buscara tres pies al gato dado que atrás de Rico Rico y Collado estaba gente muy pesada, que en realidad eran los verdaderos propietarios de Libertad Servicios Financieros, refiriéndose en particular y mencionándolos por su nombre a Enrique Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari, Francisco Domínguez Servién (actual gobernador de Querétaro) y Mauricio Kuri (líder de la bancada panista en el Senado)”.

La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *