reino

Boris Johnson llamó este viernes a “cerrar las heridas” del Brexit tras recibir carta blanca de los británicos para hacer efectiva una salida de la Unión Europea que lleva paralizando la política y dividiendo al país desde hace más de tres años.

“Insto a todos, a un lado y otro del debate, a permitir que comiencen a cerrarse las heridas”, dijo en un mensaje a la nación tras haberse reunido con la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham.

“Llevaremos a cabo (el Brexit) a tiempo el 31 de enero, sin ‘si’, sin ‘pero’, sin ‘tal vez'”, había dicho eufórico, proclamando un “terremoto” político, después de obtener la mayor victoria conservadora desde 1987 en las legislativas del jueves.

En el poder desde julio pero con minoría en el Parlamento, Johnson se había arriesgado a convocar comicios anticipados en diciembre, un mes oscuro y frío, poco propicio a atraer a los británicos a las urnas.

Y la jugada le salió redonda: sumando una tras otra circunscripciones tradicionalmente obreras, su Partido Conservador obtuvo 365 diputados, 47 más que en 2017, en una cámara de 650 escaños.

El presidente estadounidense, Donald Trump, fue uno de los primeros en felicitarlo por “su gran victoria”. “El Reino Unido y Estados Unidos serán libres ahora para forjar un masivo acuerdo comercial tras el Brexit”, tuiteó.

“Muy decepcionados”, los opositores del Partido Laborista, encabezados por Jeremy Corbyn, perdieron 59 diputados para quedarse con 203.

Corbyn anunció que lanzará “una reflexión” interna y no liderará el partido en las próximas elecciones.

Los nacionalistas escoceses del SNP llegaron en tercera posición con 48 escaños (+13) de los 59 en juego en Escocia, lo que llevó a su líder Nicola Sturgeon a redoblar los esfuerzos por conseguir que se autorice un nuevo referéndum sobre la independencia tras el que perdieron en 2014.

La Jornada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *