pentagono

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dejó ayer en evidencia al presidente y comandante en jefe de las tropas estadunidenses Donald Trump, luego de admitir este domingo que no ha visto ninguna “prueba” concreta de que el general iraní Qasem Soleimani, asesinado el 2 de enero en Bagdad, planeara atacar cuatro embajadas estadunidenses, tal como aseguró el republicano.

“El presidente no citó una prueba en concreto, y yo no he visto ninguna, en lo que a las cuatro embajadas se refiere”, dijo Esper en entrevista a CBS News.

“Es probable”. El jefe del Pentágono matizó, sin embargo, que está de acuerdo con Trump en que “es probable que (los iraníes) fueran a atacar las embajadas, porque son el punto más destacado de la presencia estadunidense en un país”.

Sus declaraciones añaden dudas al cambiante relato de Trump para justificar la misión contra Soleimani, ya que el presidente dijo inicialmente que el comandante planeaba ataques indefinidos contra objetivos estadunidenses, luego precisó que quería “volar” la embajada en Bagdad y después habló de planes contra otras misiones. “Puedo revelar que creo que probablemente habrían sido cuatro embajadas”, aseguró Trump durante una entrevista el viernes con la cadena Fox News.

“Trump miente”. Los cambios de Trump para justificar el asesinato del general iraní, han generado incomodidad entre algunos miembros del Congreso, que no recibieron ninguna información sobre la supuesta amenaza a cuatro embajadas durante una reunión que mantuvieron esta semana con Esper.

El congresista independiente Justin Amash, que abandonó el año pasado el partido republicano, acusó el viernes a Trump de “mentir o embellecer las cosas” con su afirmación sobre las cuatro embajadas.

Cohetes, heridos y amenazas. Al menos cuatro miembros de las Fuerzas Aéreas de Irak resultaron heridos este domingo por el impacto de ocho cohetes Katyusha en la base militar de Al Balad, al norte de Bagdad, en la que están presentes tropas estadunidenses.

Éste es el tercer ataque con proyectiles contra esta base, una de las más grandes del país, que se suman al intento de milicias chiitas iraquíes de atacar con cohetes la embajada de EU en la Zona Verde de Bagdad.

Tras tener conocimiento del nuevo ataque, el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, dijo sentirse “indignado” y exigió al gobierno aliado de Bagdad que “haga rendir cuentas a los responsables de este ataque al pueblo iraquí”.

La Crónica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *