En juicio político, acusan a Trump de corrupto por presionar a Ucrania

2 minutos de lectura
trump

Los demócratas comenzaron a presentar su alegato acusador en el juicio político contra Donald Trump en el Senado ayer, un día después de que la sesión para fijar las reglas del proceso revelara cohesión en la mayoría republicana, que avizora una probable absolución del mandatario estadounidense.

El congresista demócrata Adam Schiff, titular de la Comisión de Inteligencia de la Cámara Baja y a cargo de la acusación contra Trump, subió al podio del Senado para argumentar que el mandatario debería ser apartado del cargo por las acusaciones de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

“El presidente ha mostrado que cree estar por encima de la ley”, dijo Schiff, quien lideró la investigación contra Trump en la Cámara de Representantes.

“El presidente Trump solicitó interferencia extranjera en nuestras elecciones democráticas, abusando del poder de su cargo en busca de ayuda del extranjero para mejorar sus perspectivas de reelección”, dijo Schiff, exponiendo el argumento demócrata de por qué Trump debe ser declarado culpable y dejar el cargo.

“Para implementar este esquema corrupto, Trump presionó al presidente de Ucrania para que anunciara públicamente las investigaciones de dos acusaciones desacreditadas que beneficiarían su campaña presidencial 2020”, agregó.

Schiff rebatió los argumentos de los republicanos de que deben ser los electores estadounidenses quienes decidan en las elecciones de noviembre si Trump permanece en la Casa Blanca y que éste no es el rol del Senado. “La mala conducta del presidente no puede decidirse en las urnas porque no podemos estar seguros que la votación se gane de una forma justa”, dijo.

Según la acusación, Trump intentó presionar a Kiev para que interfiriera en las elecciones de 2020 en su favor, sugiriendo a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, que investigara los negocios del hijo de Joe Biden, quien podría ser su rival demócrata en las presidenciales.

Según los demócratas, Trump presionó a Ucrania al retener cerca de 400 millones de dólares en ayuda militar para un país que tiene un conflicto con rebeldes prorusos en el este de su territorio.

Después, Schiff imploró a los senadores a que actuaran como jurados imparciales. “Nuestra lealtad es a la Constitución y al imperio de la ley”, dijo.

Pero sus palabras probablemente estén destinada a oídos sordos. Para que prospere el proceso contra Trump se necesita una mayoría de dos tercios, equivalente a 67 senadores.

A partir de ayer, los siete miembros de la Cámara Baja que representan la acusación van a tener tres sesiones de ocho horas para exponer sus argumentos contra Trump. En tanto, la defensa tendrá un tiempo equivalente, también en tres tandas y luego hay 16 horas para las preguntas.

Trump defendió la estrategia de los republicanos de repeler los esfuerzos de la oposición demócrata para obtener la citación del exconsejero de Seguridad Nacional John Bolton y de otros altos cargos, al considerar que representaría un “problema de seguridad nacional”.

“Él sabe lo que yo pienso de los líderes. ¿Qué pasa si él revela lo que yo pienso sobre un determinado líder y eso no es algo positivo?”, planteó Trump al aludir al importante rol de Bolton, quien salió de la Casa Blanca en septiembre tras múltiples desacuerdos.

Trump dijo que espera que el Senado lo absuelva “bastante rápido”.

ContraRéplica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *