Nace Omar Khayyam, matemático y poeta persa

2 minutos de lectura
nace

Omar Khayyam nació el 18 de mayo de 1048, pero su legado ha sido tan potente que su figura sigue siendo recordada 971 años después de aquel día. Es que se trató de un matemático, astrónomo y poeta persa que dejó aportes de enorme trascendencia en estos campos. Entre todo lo que dejó se encuentra el calendario jalali, que sentó algunas bases para la manera de medir el tiempo en la actualidad, las ecuaciones cúbicas y más de mil versos que todavía son reconocidos.

Google decidió homenajear a esta enorme figura con uno de sus clásicos Doodle, el dibujo que aparece al abrir el buscador, para celebrar el aniversario de su nacimiento y así destacar a un genio cuyo nombre dio la vuelta al mundo y atravesó la historia.

Oriundo de la ciudad de Nishapur (Irán) allí y en la ciudad afgana de Balj creció y se formó con una fuerte influencia en ciencias y filosofía. También vivió en Samarcanda (Uzbekistan), donde elaboró su Tesis sobre Demostraciones de Álgebra y Comparación con la que logró reconocimiento y prestigio, al punto tal que el sultán le ordenó la construcción de un observatorio astronómico.

A los 83 años, de regreso en Nishapur, falleció el 4 de diciembre de 1131. Sus descubrimientos, sin embargo, permanecen vigentes hasta la actualidad.

Sus investigaciones en astronomía fueron de fundamental importancia. En especial la corrección que realizó al antiguo calendario zoroástrico. Gracias a Khayyam se adoptó una nueva era, conocida como jalalí o el Seliuk.​ La precisión de su trabajo permitió calcular el error del calendario persa, que tenía un año de 365 días exactos. Para el nuevo calendario, este genio de las matemáticas calculó la duración del año con una exactitud llamativa. Su error margen de error es de un día en 3770 años, menor aún que el del calendario gregoriano (un día en 3330 años), que se empezó a utilizar en Europa desde el 15 de octubre de 1582.

Su mente también logró cambiar el mundo de los números matemáticos y a través de su trabajo descubrió el concepto de las fracciones como un campo numérico con propiedades más amplias que el campo de los números naturales, únicos conocidos en aquellos tiempos.

Para el año 1094, tras la muerte de su padre, escribió un trabajo literario en su lengua materna, el persa. Sus poemas han logrado reconocimiento histórico ya que se destacan por la delicadeza y sutileza de su lenguaje.

La obra poética más destacable de Khayyam son los Rubaiyat, recopilación de hasta un millar de cuartetos que hablan sobre la naturaleza y el ser humano. Rubaiyat es el plural de ruba’i, que significa precisamente cuarteta.

La lectura de las Rubaiyat significa un acercamiento a la literatura oriental. Contiene un profundo sentido humano que canta los deleites del amor y los goces de la vida, que, con las transposiciones de amargura y optimismo, conforman el carácter del individuo acentuado en su realidad. La vida exige al hombre duros sacrificios porque es esclavo de sus propios prejuicios. Entre tantos absurdos, no disfruta de su efímera existencia. Khayyam quiere convencer al hombre de que está equivocado y lo invita a que se despoje de dogmas y doctrinas, para así aprovechar los valores tangibles de la naturaleza.

Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *