daca

El gobierno de Donald Trump no aceptará nuevas solicitudes para los llamados dreamers, protegidos por el programa migratorio Acción Diferida a los Llegados en la Infancia (DACA) para tratar de eliminarlo y reducirá la renovación del documento de dos años a un año, a pesar de los reveses judiciales que mantuvieron vivo al programa promulgado por Barack Obama.

“El gobierno tiene dudas acerca de la legalidad de DACA y toma en cuenta las consecuencias negativas que ha tenido”, afirmó un funcionario, que pidió no ser identificado, pero dijo que en tres meses concluirá la evaluación.

Las nuevas solicitudes se suspendieron cuando el gobierno de Trump tomó medidas para terminar el DACA en septiembre de 2017, pero se han mantenido las renovaciones cada dos años, las cuales actualmente cubren a 700 mil jóvenes.

El mes pasado, la Corte Suprema falló en el sentido de que el gobierno no siguió los procesos de elaboración de normas cuando intentó poner fin al programa, pero mantuvo abierta la posibilidad de que lo volviera a intentar.

La Casa Blanca ha estado analizando el fallo y concibiendo planes para tratar de finiquitar el programa, aunque de momento no estaba claro si la medida se llevaría a cabo antes de la elección de noviembre.

El juez federal de Maryland, Paul Grimm, aseguró que el programa debería restaurarse a su forma original. Cerca de 650 mil beneficiarios buscarían renovar y habría más de 300 mil nuevos solicitantes.

El Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *