El gran enigma de Stonehenge podría estar a punto de resolverse