La leche materna protege a los bebés de las infecciones