Las células recuerdan mucho más de lo que pensamos