Nuevo estudio revela que el universo podría ser dos mil millones de años más joven