La gente está haciendo fila en el metro Balderas para abordar

Un programa piloto de organización en el metro acabó con los gritos y empujones dentro de la estación Balderas.

Los empujones, gritos y aglomeración se acabaron cuando la gente comenzó a hacer fila en el metro Balderas de la línea 1, caracterizada por su color rosa. Este buen comportamiento perduró incluso en las hora pico que se viven dentro del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

El proyecto es encabezado por el doctor Gustavo Carreón del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM. La prueba inició de manera oficial el domingo 4 de diciembre y consta de simples señalamientos de vinil plastificado instalados en el piso del andén. En cada uno es posible ver qué áreas se usan para salir del vagón y en cuáles se debe esperar para abordar.fila-en-el-metro-balderas-4

“El objetivo es que cuando el tren llegue, las puertas se abran y las zonas de espera queden en los extremos, de esta manera las áreas de salida, al centro, quedarán libres. Queremos fomentar la creación de flujos de pasajeros”, dijo Carreón.

El análisis del proyecto se lleva a cabo de 6 a 10 de la mañana en dirección Observatorio. Las condiciones fueron elegidas por ser las de mayor afluencia, así se podría medir de mejor manera la efectividad del programa en el área de uso exclusivo para mujeres y niños así como en el área mixta.fila-en-el-metro-balderas-2

Cámaras fueron colocadas para medir los cambios en los tiempos de ascenso y descenso, incluso se estableció una unidad de medida con el fin de calcular estos tiempos. Durante el tiempo que duraron los análisis, los investigadores fueron apoyados por el personal del metro para instruir a los usuarios, pues a pesar de los señalamientos hay quienes no hacen caso o no saben como actuar por tratarse de algo nuevo.

Las fotografías del proyecto que circulan en las redes muestran cómo la gente se va formando para entrar a los vagones del metro, pero el acomodo en filas fue inesperado. Los investigadores esperaban que la gente se organizara en cúmulos debido al poco espacio que hay dentro del andén.

Una vez formada una fila, el resto de la gente que llegaba se integraba automáticamente, aún cuando el espacio se acababa, la fila se curvaba, permitiendo el libre descenso de los que vienen en el metro. No hubo necesidad de entrar a la fuerza y los trenes no sufrieron retrasos por esa clase de situaciones, el flujo de gente era constante.fila-en-el-metro-balderas-3

Cuando la gente veía que el el tren se llenaba, simplemente esperaban al siguiente, ya no había necesidad de empujar para ganar un lugar ahora que hay una fila en el metro Balderas. 

eluniversal.com.mx

 

Comentarios

comments