Las esferas de Chignahuapan, tradición de Puebla

Un pueblo mágico ubicado en la Sierra Norte de Puebla asombra con sus artesanales esferas navideñas.

Las esferas de Chignahuapan son uno de lo atractivos más grandes que este pueblo mágico tiene para ofrecer, gente de los estados vecinos se acerca cada año para elegir los mas bellos adornos con los cuales decorarán su asentamiento navideño. La oferta de esferas es enorme, participan casi 200 talleres artesanales y se elaboran hasta 70 millones de esferas cada año.

La historiadora del INAH, Juana Belman Ortiz, informa que la localidad fue declarada Pueblo Mágico en 2012; ésta se encuentra a tres horas de distancia de la capital mexicana y es uno de los municipios poblanos mas destacados. Su método tradicional para elaborar esferas cristalinas define a toda una comunidad.

El primer taller de vidrio soplado de Chignahuapan se fundó en 1970 cuando el nacido michoacano Rafael Méndez Muñoz abrió “Casa Mendez”.

Respecto a la fabricación de esferas, es una actividad que no se detiene a lo largo del año, no es exclusiva de la época de Navidad únicamente. Las esferas de Chignahuapan son exportadas a la zona central del país y a otras naciones, trayendo una gran derrama económica a sus fabricantes.

En 2011, los talleres llenos de artesanos fueron los encargados de los adornos navideños de la Capilla de la Virgen de Guadalupe, ubicada bajo la Basílica de San Pedro en Roma. El arreglo fue una base de hierro forjado que estaba repleta de esferas alusivas a la Virgen de Guadalupe.

Otros motivos para visitar este pueblo mágico poblano son su gastronomía, historia, formas de expresión socioculturales y arquitectura. En este último aspecto destaca la Basílica de la Inmaculada Concepción que guarda una escultura de más de 12 metros de altura de la sagrada figura de cual toma su nombre; la estatua dedicada a la figura religiosa es la mas grande que se conozca en América Latina.

proyecto40.com

 

Comentarios

comments