Los ataques y las propuestas del último debate presidencial antes de la elección

debate

Los ataques

El primero en sacar la espada desenvainada fue el candidato del PRI José Antonio Meade, quien durante el primer bloque dedicado al tema económico subrayó que la generación de empleos durante la jefatura de gobierno de Andrés Manuel López Obrador disminuyó en comparación con el sexenio anterior. Meade también habló de que AMLO fracasó en hacer crecer el PIB de la capital mexicana pues durante su administración éste solo creció un 0.8%.

Por otra parte, Anaya acusó a AMLO de haber otorgado contratos sin licitación por 170 millones de pesos al ingeniero José María Rioboó durante su gestión al frente de la Ciudad de México, hecho que invitó a consultar en su página web, en donde asegura, se encuentran las pruebas.

Meade también reclamó a AMLO que durante su jefatura de gobierno se crearon 370,000 nuevos pobres, lo que equivale a “20 Estadios Aztecas”, motivo por el que el tabasqueño es, según el priista, “uno de los gobernadores más corruptos”.

Lo acusó también de que destinó el dinero que Morena había dicho que se ocuparía para los damnificados del terremoto de septiembre en financiar a los operadores políticos de dicho partido.

Anaya insistió en criticar la propuesta de amnistía de López Obrador para solucionar el problema de la violencia y la inseguridad, así como su promesa de no ejecutar venganzas políticas contra el actual presidente Enrique Peña Nieto. “Perdonar la corrupción no es cambio”, le dijo el panista, quien además prometió que llevaría tanto a Meade como a Peña Nieto ante la justicia.

López Obrador contestó diciendo que él no tenía la culpa de que tanto Meade como Anaya estuvieran empatados en las preferencias electorales “piensan que van a incrementar 30 puntos que les llevo aquí en el debate”, aseguró.

Anaya también criticó que el gasto del gobierno de Enrique Peña Nieto en publicidad gubernamental superó varias veces a lo que se dedicó a la evaluación y a la capacitación de maestros.

Meade también aprovechó el bloque sobre medio ambiente para señalar que durante la gestión de AMLO como jefe de gobierno de la CDMX éste no invirtió en el Metro ni en un bordo para convertir la basura en energía o en el tratamiento de aguas residuales.

Las propuestas

En el plano económico los cuatro candidatos coincidieron en el compromiso de no aumentar impuestos. Anaya prometió bajar el IVA y eliminar el ISR para todas las personas que ganen menos de 10,000 pesos mensuales.

Para López Obrador la fórmula es “sencilla” y consiste en acabar con la corrupción, lo que dejará más de 500,000 millones de pesos que se utilizarán para el desarrollo del país. Reiteró su propuesta de bajar los sueldos a los altos cargos del gobierno y fortalecer el mercado interno para sortear la crisis comercial. Se pronunció por que se mantenga el TLCAN pero puntualizó que si éste se termina “no debe ser una fatalidad”.

debate

Meade propuso otorgar seguridad social a 3 millones de trabajadoras del hogar y que la cuota que pagan quienes las contratan sea deducible de impuestos.

Tanto Anaya como López Obrador coincidieron en que la eliminación de la corrupción es necesaria para que el paLos ataque y las propuestas del último debate presidencial antes de la elecciónís avance en lo económico. No obstante, Anaya prometió que llevará tanto a Meade como a Peña Nieto a la cárcel, mientras que López Obrador aseguró que lo suyo no es la venganza. “Ni a ti te voy a meter a la cárcel”, le dijo el tabasqueño a Anaya.

Sobre la educación, tanto AMLO como Anaya coincidieron en que el actual esquema de la Reforma Educativa ha propiciado que la evaluación a los maestros se ha utilizado para castigar a los maestros. La diferencia estriba en que Anaya no echaría para atrás la reforma sino que trabajaría en su implementación, mientras que AMLO fue contundente en decir que la echaría para atrás debido a que se trata en realidad de una reforma laboral encubierta.

Una propuesta de Anaya que causó polémica en redes sociales fue la de proveer de una tablet o un celular a todos los mexicanos, especialmente a los estudiantes.

Por su parte, López Obrador aprovechó para anunciar que la próxima directora del Conacyt, en caso de que gane, será María Elena Álvarez Moyá, premio nacional de ciencia.

En cuanto a la salud, Meade y Anaya tienen propuestas similares. Coinciden en integrar a los proveedores de servicios médicos como el IMSS y el ISSSTE de manera que todos los mexicanos puedan atenderse en cualquiera de estas instituciones indistintamente de su procedencia laboral. También proponen ambos aumentar el número de médicos y enfermeras para la atención en los centros de salud durante los fines de semana.

Para AMLO, el Seguro Popular es una simulación. “Ni es seguro ni es popular”, aseguró, puesto que en los centros de salud se roban el dinero de los medicamentos. Ante esta crítica al Seguro Popular, Meade atizó a AMLO asegurando que éste se atiende con un doctor que trae de Miami.

Tanto Meade como Anaya están en contra de la construcción de una nueva refinería, como propone AMLO, pues esta sería muy cara y sería mejor enfocarse en la producción de energías renovables.

La propuesta principal de López Obrador, o la única que pudo explicar fue la de sembrar 1 millón de hectáreas de árboles frutales y maderables en el sur del país para combatir la deforestación.

Economíahoy

(211)