Lula cerca de ir a la cárcel tras fallo de la Corte Suprema

lula

El destino del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se ensombreció anoche cuando seis de los 11 jueces del Supremo Tribunal Federal votaron a favor de que sea arrestado para cumplir una condena de 12 años de prisión por corrupción, a tan sólo seis meses para las elecciones.

Lula encabeza las encuestas electorales a pesar de su condena y de varias acusaciones de corrupción adicionales que esperan juicio. La decisión del Supremo Tribunal Federal de permitir que una corte de menor instancia obligue al exmandatario a comenzar a cumplir su sentencia arruina su candidatura y sin lugar a dudas generará protestas en un momento de tensiones elevadas en el país.

Fueron 10 horas de largas discusiones. El voto decisivo lo tuvo la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Cármen Lúcia. Emitió el sexto voto en contra de Lula. A su favor, lo hicieron cinco jueces.

El juez Gilmar Mendes, quien votó en favor de la petición de Lula de no ingresar a prisión, argumentó que la corte no podía tomar decisiones con base en la opinión pública.

2302_lula_620x350

El juez Luis Roberto Barros argumentó que la integridad del sistema judicial está en juego.

El exmandatario fue declarado culpable el año pasado por ayudar a una empresa constructora a lograr contratos a cambio de la promesa de que recibiría un departamento en la playa. El encargado de dictar la sentencia fue el juez Sérgio Moro, responsable de los casos derivados de la Operación Autolavado (Lava Jato), el mayor escándalo de corrupción en la historia de Brasil. Muchos consideran a Moro un héroe, mientras que sus detractores lo acusan de ser partidista.

Lula siempre ha defendido su inocencia y ha argumentado que este caso, como otros cargos de corrupción pendientes de juicio, son intentos para mantenerlo fuera de la carrera presidencial.

Aunque el exmandatario puede interponer más recursos, la ley brasileña podría obligarlo a empezar a cumplir su pena, como han ordenado Moro y los otros magistrados.

El Economista

(90)