Malos manejos financieros y crisis en el ISEM: médicos

crisis

Miles de trabajadores del sector salud se manifestaron ayer en Toluca frente a las oficinas del gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo Maza, a quien exigieron que resuelva la ‘‘grave crisis financiera’’ en el Instituto de Seguridad local (ISEM), producto de ‘‘malos manejos’’ de administraciones anteriores.

Temprano, médicos, enfermeras y algunos empleados administrativos tomaron las calles de Toluca para exigir mejores condiciones laborales e indicaron que los problemas económicos del ISEM retrasan el pago de prestaciones y propician falta de insumos y medicamentos en clínicas y hospitales.

Integrantes de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud iniciaron la protesta y a ellos se sumaron contingentes de otras regiones del estado, como Nezahualcóyotl, Chicoloapan, Chimalhuacán, Cuautitlán, Texcoco, Naucalpan y Tlalnepantla. Más de 8 mil empleados llegaron a la Plaza de los Mártires, en Toluca.

Los inconformes exigieron que sea destituido Jesús Iván Pinto Medina, coordinador administrativo de la Secretaría de Salud, a quien acusaron del retraso en el pago de prestaciones y de ‘‘solapar el desastre financiero’’ que dejó el anterior titular de la dependencia, César Nomar Gómez Monge.

Se quejaron de que hospitales y clínicas carecen de lo elemental para brindar atención de calidad, pues faltan desde medicamentos básicos y materiales de curación hasta insumos para áreas de especialidad. La Auditoría Superior de la Federación comprobó manejo irregular de recursos en el instituto durante 2017 y un aumento desproporcionado de la nómina de trabajadores administrativos.

Esta situación ya fue corregida por el nuevo secretario de Salud, Gabriel O’Shea Cuevas, quien al comparecer ante el Congreso local, hace dos semanas, informó que se cancelaron más de 3 mil 500 plazas administrativas no justificadas y reveló que en septiembre de 2017 recibió el ISEM con una deuda superior a 9 mil millones de pesos y desabasto de medicamentos mayor a 75 por ciento del catálogo.

Los trabajadores también se quejaron de que el ISEM dejó de pagar a MetLife, empresa con la cual los trabajadores tienen contratados sus fondos de retiro, a pesar de que cada quincena se descuentan a los empleados las aportaciones correspondientes.

Cuando concluyó la marcha, Gabriel O’Shea informó que se ha liquidado más de 80 por ciento de los adeudos pendientes desde el año pasado, y que el desembolso fue mayor a 2 mil 200 millones de pesos.

La Jornada

Comentarios

comments