Política migratoria de Trump rememora a los nazis: Anaya

aspirantes

Ricardo Anaya Cortés, candidato de la coalición Por México al Frente, comparó la política antimigrantes implementada por el presidente estadounidense Donald Trump con las políticas nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

“Esto que está haciendo Donald Trump, de separar a los niños de sus papás, no tiene precedente, es un asunto verdaderamente brutal, que nos recuerda lo que hacían los nazis en plena Segunda Guerra Mundial, esto es absolutamente inaceptable”, aseveró Anaya en el marco de la realización de un mitin en la ciudad de Acatlán, en Oaxaca, este martes.

El aspirante presidencial llamó nuevamente al gobierno mexicano a endurecer el discurso contra las políticas migratorias estadounidense y acuda a organismo multilaterales como la Organización para las Naciones Unidas o la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

“Lo que México debe hacer, y nosotros llevamos meses diciéndolo, es poner absolutamente todo sobre la mesa, denunciar con firmeza, dejar ya esta actitud tibia y sumisa que ha tenido el gobierno federal, denunciarlo en los organismos multilaterales, ejercer un liderazgo frente a la comunidad internacional”, precisó.

Anaya Cortés ahondó sobre el tema que el gobierno mexicano tiene la responsabilidad de dar condiciones de regreso a las familias separadas así como a los niños que sean deportados por la política de cero tolerancia en el Vecino del Norte.

“Por supuesto, el gobierno mexicano (debe) poner absolutamente todos los medios para reunificar a las familias, para que los niños vuelvan a estar con sus mamás y con sus papás”, indicó.

Por su parte, en un mitin que realizó en Culiacán, Sinaloa, el aspirante presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto con el propósito de que adopte medidas para proteger a los niños migrantes mexicanos que el gobierno de Estados Unidos separa de sus padres y retiene en jaulas.

Propuso tres acciones “con carácter de urgencia, como ameritan los acontecimientos”: emitir una enérgica nota diplomática de protesta contra el gobierno de Donald Trump; solicitar la intervención del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU-DH) con la finalidad de que actúe y detenga esa actitud prepotente, racista e inhumana contra los niños.

Además de que Peña Nieto envíe de inmediato un equipo de profesionales a la frontera, que vayan abogados, sicólogos y trabajadoras sociales para asistir y apoyar a los niños y a sus familiares.

Anaya-Meade-y-Obrador

López Obrador protestó por las condiciones en las que el gobierno de Estados Unidos deporta a menores migrantes, la mayoría centroamericanos, y afirmó que “pronto, muy pronto, al triunfo de nuestro movimiento, vamos a defender a los migrantes de México, de América Central, de todo el continente americano y a todos los migrantes del mundo que por necesidad tienen que abandonar sus pueblos para irse a buscar la vida a Estados Unidos; es un derecho humano que vamos a defender para todos los mexicanos y todos los migrantes”.

Entretanto,el abanderado presidencial de la alianza Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña, consideró inaceptable la actitud del presidente de Estados Unidos  Donald Trump de separar a los niños de sus familias  y pidió a la Organización de las Naciones Unidas, (ONU) y a la UNICEF intervenir este asunto para detener “este abuso de inmediato”.

Sostuvo que esa medida que adoptó el mandatario estadunidense atenta contra los derechos y afecta las  vidas de estos infantes para siempre.

“No podemos admitir que esta situación continúe, alguien que no respeta a los niños, no puede respetar ningún tipo de derecho”, aseveró.

Desde Baja California Sur, Meade exigió al gobierno de Estados Unidos terminar de inmediato estas acciones pues consideró que no se vale atentar contra niños indefensos. “Es absoluta y categóricamente indefendible lo que está haciendo hoy Estados Unidos en la frontera”, estableció.

El abanderado tricolor alertó que esta crisis está afectando, principalmente, a los niños provenientes de Centroamérica, pero también hay niños mexicanos en esta terrible situación.

Aseguró que al margen de la razón que los lleve a emigrar, no hay absolutamente ninguna circunstancia que haga ni moral ni política ni éticamente permisible el que se mantenga rehenes a las niñas y a los niños de una circunstancia que por mucho los rebasa y que está lejos de su capacidad de resolver.

El Economista

(79)