Presupuesto de Morelos, diseñado para atender deuda

alejandro

El Paquete Económico estatal del 2019 de Morelos está diseñado en relación con las complicaciones heredadas por la anterior administración, ya que se tiene una deuda histórica de más de 10,000 millones de pesos y no 5,000 millones como lo declararon exfuncionarios, mencionó el titular de la Secretaría de Hacienda, Alejandro Villarreal Gasca.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la deuda del gobierno estatal llegó a 5,377.6 millones de pesos al cierre del tercer trimestre del 2018, 253.0% más que en igual periodo del 2012, cuando entró como gobernador Graco Luis Ramírez Garrido Abreu.

No obstante, el Sistema de Alertas señala que Morelos se ubica en semáforo verde (nivel de endeudamiento sostenible); destaca que de los tres indicadores de esta medición de la SHCP, el referente a Servicio de la Deuda y de Obligaciones sobre Ingresos de Libre Disposición se posicionó en semáforo amarillo (en observación).

La propuesta de paquete, que abordará este viernes el Congreso del estado, incluye el Presupuesto de Egresos y la Ley de Ingresos que asciende a aproximadamente 24,650 millones de pesos, monto con el que se pretende privilegiar áreas que contribuyan al desarrollo social, como educación, salud, campo, cultura, deporte, obra pública, entre otras acciones, detalló Villarreal Gasca.

Indicó que el Ejecutivo estatal, encabezado por Cuauhtémoc Blanco Bravo, mantiene abierta la disposición de debatir y analizar profundamente, en caso de ser solicitado nuevamente por los diputados de la LIV Legislatura, el Paquete Económico 2019 para Morelos, con la finalidad de que este sea aprobado.

“Estaremos atentos a lo que digan (…) y atentos a dar cualquier explicación al respecto de lo que el paquete representa”, manifestó.

Recordó que de no aprobarse la solicitud de presupuesto para este año, presentada por el gobierno del estado al Congreso en tiempo y forma el pasado 15 de diciembre, se aplicaría el del 2018, sin ningún riesgo de suspender la operatividad de las secretarías o de los programas que se ejecutan.

El Economista

Comentarios

comments