Se suicida el poeta mexicano Manuel Acuña

manuel

A 145 años de su fallecimiento, el 6 de diciembre de 1873, el poeta y médico Manuel Acuña permanece en la memoria literaria del país por obras como Nocturno a Rosario, Historia del pensamiento, Inscripción de un cráneo y ¡Ya sé por qué es!.

Distinguido por la creación de versos románticos, Manuel Acuña nació el 27 de agosto de 1849 en Coahuila, donde vivió en una época en que la sociedad mexicana era dominada por la intelectualidad filosófico-positivista.

Sus padres fueron Francisco Acuña y Refugio Narro, de quienes recibió las primeras letras y posteriormente estudió en el Colegio Josefino de la ciudad de Saltillo. Para 1865 se trasladó a la ciudad de México, donde comenzó su formación en el Colegio de San Ildefonso, donde cursó matemáticas, latín, francés y filosofía.

En enero de 1868 ingresó a la Escuela de Medicina, en la que comenzó a ser un alumno distinguido pero inconstante, tanto que a la fecha de su muerte sólo había concluido el cuarto año de su carrera.

Sus comienzos en la escritura fueron desde muy pequeño, pero formalmente iniciaría su breve carrera literaria en 1868, año en el que se dio a conocer con una elegía a la muerte de su compañero y amigo Eduardo Alzúa.

Impulsado por el renacimiento cultural, participó junto con Agustín F. Cuenca (1850-1884) y Gerardo Silva, entre otros intelectuales, en la fundación de la Sociedad Literaria Nezahualcóyotl, en el seno de la cual dio a conocer sus primeros versos.

Tal organización fue creada con el hecho principal de lograr que las letras mexicanas fueran la expresión de la patria y un elemento de integración cultural.

Inició una serie de colaboraciones en distintos diarios y revistas mexicanas, como El Renacimiento, El Libre Pensador, El Federalista, El Domingo, El Búcaro y El Eco de Ambos Mundos.

El 9 de mayo de 1872 se estrenó la única obra dramática que se montó en los escenarios mexicanos, El pasado, que recibiría buena crítica por parte del público. Por estas fechas, Acuña ya tenía un sitio reconocido como poeta.

Su obra se vio influida por el tardío romanticismo español de Gustavo Adolfo Bécquer, y en algunas de sus creaciones se puede apreciar un materialismo que cuestiona la propia existencia de Dios y se pregunta por el origen y el destino del hombre.

La mayoría de sus escritos fueron inspirados en el apasionado amor no correspondido por Rosario de la Peña, mujer a la que estaría ligada en sus últimos años. Fue el gran amor de su vida y lo que pesó en su estado de ánimo hasta su trágica muerte.

A ella le escribió Nocturno a Rosario, la más popular y conocida de sus obras.

En los círculos intelectuales era reconocido su genio, su calidad como escritor y su exitoso futuro.

El poeta mexicano terminaría con su vida el 6 de diciembre de 1873, luego de ingerir cianuro de potasio. Su cadáver fue velado por sus amigos en la Escuela de Medicina.

Su obra literaria vería la luz póstumamente con el título de Versos, que posteriormente cambiaría por el de Poesías en 1884, y en 1949 el académico, diplomático y editor José Luis Martínez (1918-2007) lo cambiaría a Obras.

El Siglo de Torreón

Comentarios

comments