Senadores confirman intervención rusa en elecciones de EU

trump

El Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos determinó que Rusia intervino en las elecciones estadounidenses de 2016 con el objetivo de ayudar al entonces candidato Donald Trump, según el diario The Washington Post.

“No vemos ninguna razón para disputar las conclusiones”, dijo el presidente del comité, el republicano Richard Burr, en una declaración conjunta con su vicepresidente, el senador demócrata Mark Warner, quien agregó: “Después de una revisión exhaustiva, nuestro personal determinó que las conclusiones (de la comunidad de inteligencia) eran precisas y puntuales”.

“El esfuerzo ruso fue extenso, sofisticado y ordenado por el propio presidente (ruso, Vladimir Putin) con el propósito de ayudar a Donald Trump y perjudicar a Hillary Clinton”, agregó.

La determinación de que Rusia tenía la intención de ayudar a Trump establece un enfrentamiento dentro del Partido Republicano.

El panel de inteligencia del Senado aún debe analizar las acusaciones de colusión, un tema que se dejará en su informe final.

ap18129538704413.jpg_1348255499

Burr y Warner sugirieron en los últimos días que los hallazgos provisionales de su pánel sobre la comunidad de inteligencia se apartarían de los de los republicanos del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Los demócratas de la Cámara también discreparon con esos hallazgos.

La investigación sobre la injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses también es llevada a cabo por una Fiscalía especial de alto alcance, a cargo de Robert Mueller, que ya ha imputado cargos a cercanos a Donald Trump.

Esta conclusión contradice la del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes emitida el mes pasado que criticó a la comunidad de inteligencia y su determinación de que los rusos favorecieron a Trump. Esta conclusión fue elogiada por Trump, quien siempre ha insistido que los rusos no lo favorecieron, y que esta versión confirmaba ya que no detecto evidencia de que hubo colusión de su campaña con los rusos.

El Economista

(397)