El espionaje a Assange alcanzó a diplomáticos: excónsul ecuatoriano