Inteligencia permitió avanzar en caso LeBarón